Gran aceptación el programa “Boxeando sin Fronteras” en Acapulco

  • El gobierno del estado a través de la Secretaría del Migrante y Asuntos Internacionales realizó este programa piloto para fortalecer el tejido social en la juventud.

 Acapulco, Gro., 9 de octubre.- Con casi 100 niños y jóvenes inscritos en esta ciudad,  el programa piloto “Boxeando sin Fronteras; Two Nations, One Dream” superó las expectativas planteadas hace un mes, para convertirse en una realidad de mayor alcance, aseguró el Representante del Consejo Mundial del Boxeo, José Manzur. 

Manzur, quien junto con el Secretario de los Migrantes y Asuntos Internacionales, Fabián Morales Marchan, coordina este programa en el municipio de Acapulco, dijo en entrevista que probablemente la iniciativa de la Cancillería Mexicana, el CMB y el Gobierno de Guerrero se extienda a más estados de la República.

“Estamos rebasando las expectativas, y con ello poniendo la primera piedra de algo más grande”, enfatizó el Representante del CMB. “Acapulco fue el inicio de este programa, que ha tenido una increíble respuesta de los jóvenes, por lo que en un año puede agrandarse en el país”.

En tanto, el titular de SEMAI Fabián Morales Marchan, destacó el interés de los niñxs y jóvenes guerrerenses locales e inmigrantes radicados en Chicago por inscribirse a Boxeando sin Fronteras, “que dejó  de ser un programa piloto para convertirse en un fuerte apoyo a la juventud guerrerense a través del deporte”.

Además del entrenamiento pugilistico y la preparación física de los jóvenes, el programa contempla acciones sociales, como el pintado de fachadas de casas en colonias populares, pláticas motivacionales y exhibiciones de entrenamiento para familias de escasos recursos, todas ellas encabezadas por figuras del boxeo.

A la fecha han conducido estas actividades los campeones mundiales: Carlos Zárate, Humberto “Chiquita” González, y este fin de semana el guerrerense Marcos Villasana.

El proyecto original contempla 36 sesiones de entrenamiento para 20 niños de escasos recursos, exhibición de campeones mundiales, pláticas familiares sobre drogadicción, salud, comportamiento y deporte, y seis acciones sociales donde participa la comunidad. El programa se lleva a cabo en Acapulco, Ciudad de México y Chicago.

Al respecto Manzur destacó que la estructura del programa se conservará, incluyendo su duración de tres meses, tiempo suficiente en el que se valora el rendimiento de los pequeños y se hace un trabajo social en sus comunidades, “no importa que dure 12 semanas, con ello se sientan las bases para un siguiente programa. Lo más importante es la oportunidad que se les ofrece a los niños y sus familias”.

Este fin de semana hubo trabajo social en la colonia la Cima, con el pintado de fachadas, y la semana próxima alumnos, instructores y coordinadores del programa entregaran despensas.

Boxeando sin Fronteras tiene  el propósito de alejar a niños y jóvenes de las drogas y las delincuencia a través de la disciplina de este deporte, así como completar su formación con acciones de ayuda social.