Palabras del gobernador Héctor Astudillo Flores, del Primer Informe de Gobierno

Acapulco, Gro., 28 de octubre de 2016.

Desde el primer día de mi mandato, asumí la responsabilidad de conducir a Guerrero por una nueva ruta.

La ruta  de un gobierno responsable al servicio del ciudadano.

La ruta de una administración pública eficaz y transparente.

La ruta de una sociedad más justa y más libre.

Encontrar esa ruta  no ha sido fácil.

Nuestro estado ha sufrido largo tiempo de graves problemas, algunos de ellos con raíces históricas, profundas y difíciles de arrancar.

Para entender la magnitud de la tarea frente a nosotros, es indispensable hacer un diagnóstico honesto de cómo encontramos a Guerrero al llegar al gobierno.

No se trata de mirar hacia atrás, para encontrar justificaciones o repartir culpas.

Se trata de ubicar en su justa dimensión los desafíos, para que la sociedad pueda evaluar en un contexto claro, las acciones seguidas por la actual administración.

Al llegar al gobierno, encontramos que Guerrero se encontraba inmerso en una profunda crisis social, política y financiera.

La pobreza, la presencia del crimen organizado, la corrupción y la impunidad, el desorden urbano, el narcotráfico, los desastres naturales.

Encontramos algo que no es nuevo, pero no por eso deja de ser indignante: Guerrero es el tercer estado con mayor porcentaje de personas en pobreza.

Dos de cada tres guerrerenses, viven en la pobreza y uno de cada cuatro viven en la pobreza extrema, la más lacerante, la que más lastima y ofende la dignidad humana.

Nuestra economía estaba detenida. Guerrero simplemente no estaba creciendo. Nos ubicábamos como el cuarto Producto Interno Bruto per cápita más bajo del país.

Nuestra competitividad, estaba clasificada como la más baja del país, con los mayores índices de informalidad laboral.

El sector turístico, estaba en crisis debido a la violencia y a la insuficiente atención, que se le daba a la promoción turística.

Recibimos el gobierno, con nuestro estado clasificado como el más violento en el país: 48 homicidios por cada 100,000 habitantes.

Esto es cuatro veces por encima del promedio nacional, de acuerdo con cifras oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

En la raíz de estos problemas, están la corrupción y la impunidad, que lastiman a nuestro tejido social y debilitan a nuestras instituciones.

La corrupción y la impunidad, son los enemigos a vencer si queremos un Guerrero donde se pueda vivir con dignidad.

Ante este panorama, lo más fácil hubiera sido administrar la inercia y seguir adelante como si el estado no enfrentara esta profunda crisis.

……

En este mensaje, les contaré las acciones que estamos realizando para responder a la confianza de la sociedad.

Les hablaré de hechos concretos y realidades tangibles. Y les diré cuáles serán nuestras prioridades en los próximos años.

El primer logro que debemos destacar, es la recuperación del control de las instituciones y de la capacidad de actuación del gobierno.

La corrupción, la indolencia y el abuso de poder se habían adueñado de las instituciones gubernamentales.

El gobierno era todo, menos un instrumento de la sociedad para procurar el mayor bienestar al mayor número de personas.

Como medida inicial, procedimos a poner orden y a comenzar a sanear las finanzas públicas.

Se tenían pasivos con instituciones públicas y privadas, adeudos con proveedores y contratistas.

Las arcas del gobierno estaban vacías.

Heredamos un déficit estructural superior a los 18 mil millones de pesos y un déficit coyuntural de 3 mil 300 millones de pesos.

Por eso, realizamos intensas gestiones ante las autoridades federales, para obtener recursos y agilizar trámites de obras y servicios.
Después de cubrir contra reloj todos los requisitos legales, se obtuvo un apoyo extraordinario por mil 210 millones de pesos, así como un anticipo de participaciones de 600 millones de pesos.

Con eso fue posible, hacer frente al gasto corriente del cierre del ejercicio 2015.

Se pagaron sueldos, aguinaldos y otro tipo de prestaciones de ley. También se cubrieron algunos pasivos institucionales, cuyo pago era ineludible.

Orientamos los recursos recibidos a las labores urgentes: seguridad pública, obras de infraestructura, y desde luego, al gasto social que ayuda a las familias más necesitadas.

Al mismo tiempo, trabajamos para reducir la deuda total del estado, de 2 mil 376 millones de pesos a 2 mil 263 millones. Esto significa una reducción de casi 5 por ciento.

Este manejo ha sido reconocido por las principales agencias calificadoras de deuda como Fitch Ratings, Moody’s y Standard & Poor’s.

Otro rubro en el que encontramos la urgente necesidad de recuperar al gobierno, ha sido el combate a la corrupción.

En abril pasado, presentamos el Programa Estatal de Ética, Transparencia y Combate a la Corrupción.

Con ese espíritu, hace dos semanas se publicó el decreto para la creación de una Comisión Interinstitucional, para la Armonización de las Leyes Estatales

En las próximas semanas, presentaré al Congreso del Estado un proyecto de reforma constitucional en materia de combate a la corrupción. Y en los meses subsecuentes, las reformas legales para darle sustento práctico y normativo.

La primera obligación del gobierno, es cumplir y hacer cumplir la ley. Esto no es una opción que se pueda dejar al parecer del gobernante: es un deber constitucional y político.

Por eso, en este primer año de gobierno, hemos buscado fortalecer el Estado de derecho, con el fin de que Guerrero, construya un presente y un futuro con seguridad y tranquilidad.

A nuestra llegada al gobierno, encontramos instituciones de seguridad y de justicia debilitadas, por muchos años de abandono e indolencia.

Encontramos una profunda desconfianza, de la sociedad en sus instituciones, especialmente en las policías.

El reto de la delincuencia común y organizada es enorme, y no podemos olvidar que afecta de diferentes maneras a diversas zonas de nuestro país.

En Guerrero, este problema ha lastimado profundamente a la sociedad.

Los trágicos hechos de Ayotzinapa, así como la violencia criminal, han sacudido la conciencia de nuestro Estado y han fortalecido el clamor por justicia y paz.

Por ello, en este primer año de gobierno tomamos acciones contundentes.

La más importante, ha sido el establecimiento de una nueva estrategia de seguridad, conducida por el Grupo de Coordinación Guerrero y siempre en comunicación con el Gabinete de Seguridad Nacional.

Quiero decirles que en nuestra última reunión, hace apenas unos días, el Grupo de Coordinación Guerrero dio cuenta de avances significativos de reducción de la criminalidad, en los seis municipios más afectados.

El homicidio doloso, en Acapulco, Coyuca de Benítez, Chilpancingo, Iguala y Taxco bajó en 32 por ciento en promedio durante septiembre.

En cuanto a secuestro, en agosto se registraron seis casos, en septiembre tres y en lo que va de este mes, un solo caso. Esa es otra reducción significativa.

Vale la pena decir, que 58 personas secuestradas fueron liberadas, 66 presuntos secuestradores fueron detenidos y siete bandas fueron desarticuladas.

Quiero agradecer sinceramente:

Al Presidente Enrique Peña Nieto, por reforzar la presencia federal en Guerrero y no dejar solo a nuestro estado.

Al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, por acompañar nuestros esfuerzos con un gran compromiso.

Al Secretario de la Defensa Nacional, General Salvador Cienfuegos, al Secretario de Marina, Almirante Vidal Francisco Soberón, a la Licenciada Arely Gómez del Campo, quién se desempeñó como Procuradora General de la República.

La presencia de las Fuerzas Armadas, ha sido fundamental para que Guerrero comience a recuperar la tranquilidad. Y todo nuestro reconocimiento a la valentía y entrega de los soldados y marinos de México.

Igualmente expreso mi reconocimiento a la entrega de la Policía Federal y a la Policía del Estado, de la misma manera al Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia.

Pero hay que reconocer, que todavía estamos lejos de alcanzar los niveles de seguridad que la gente reclama y merece.

En este primer año de gobierno, el Centro Estatal de Evaluación y Control de Confianza (C3), ha evaluado a más de 5 mil policías municipales, estatales y de la fiscalía del estado. También se ha evaluado a mil policías de reciente ingreso.

Hoy, el avance en la evaluación de los agentes del orden en el estado es de 90 por ciento, lo que nos pone en ruta para cumplir a diciembre con la totalidad de los elementos.

Limpiar y dignificar a nuestras policías no es una tarea fácil, pero estamos trabajando para lograrlo.

Hemos puesto especial atención a la seguridad en las zonas turísticas del estado. Sabemos que el crimen y la impunidad afectan a toda la actividad económica, especialmente al turismo.

De ahí que estemos dándole absoluta prioridad a la recuperación de la seguridad, particularmente en Acapulco.

Hoy, les digo a los habitantes de este puerto: no claudiquemos ni bajemos los brazos.

La situación es difícil, pero si la enfrentamos juntos, confío en que recuperaremos la seguridad de este puerto, el orgullo de Guerrero.

Si hay un clamor de la sociedad es lograr un acceso más eficaz a la justicia.

Por eso, mi gobierno le ha dado prioridad a la implementación de la reforma en materia de seguridad y justicia penal.

Debo decir que los últimos 8 años, se llevaron a cabo acciones desarticuladas, para implementar el nuevo sistema penal acusatorio.

Ello representó un rezago, que puso en riesgo que Guerrero cumpliera en tiempo y forma con el mandato constitucional.

A partir de nuestra incorporación, hemos realizado un intenso trabajo, para asegurar la operación del nuevo Sistema de Justicia Penal, en el plazo ordenado.

En coordinación con el Poder Judicial del Estado, ejecutamos las tareas necesarias y así logramos cumplir con la fecha límite. El sistema cuenta hoy con 17 salas de audiencias procedimentales de oralidad.

Y estamos capacitando a todos los funcionarios, ministerios públicos y policías del estado, para que la transición al nuevo sistema sea eficaz.

Tenemos que construir un nuevo modelo de gobernabilidad.

El primer paso lo tiene que dar el gobierno actuando con rectitud y promoviendo el dialogo como la vía para resolver los conflictos.

Mi gobierno, ha buscado que los conflictos políticos y sociales se resuelvan en paz y con apego a la ley.

Así, estamos avanzando para resolver el conflicto con la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero, la CETEG, que representa a un sector del magisterio.

A través del diálogo, recuperamos después de dos años de tomado, el Zócalo de Chilpancingo, calles de Chilpancingo y las instalaciones de la Secretaría de Educación.

En atención a los compromisos asumidos, está en marcha la construcción de la “Ciudad Víctima” en Iguala. Ahí, las personas que sufran el ataque de la violencia, podrán encontrar el respaldo, la protección y el apoyo de las instituciones del gobierno estatal.

También, en cumplimiento a los acuerdos adoptados con las víctimas de Iguala, mi gobierno les ha brindado apoyo mediante becas, manutención para quienes están en rehabilitación, gastos médicos y traslados.

Lo dije en mi toma de posesión y lo reitero: mi gobierno colaborará, en todo lo que se necesario para que la herida de Ayotzinapa cierre y sane.

Nunca más una tragedia como la de Iguala.
Sigue vigente mi compromiso, para cumplir con las reformas en la materia e implementar de manera vigorosa, una política pública de ayuda, asistencia y reparación integral.

En mi mandato, ha habido un invariable respeto y apoyo a la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos. Mi reconocimiento a su Presidente, Licenciado Ramón Navarrete Magdaleno, por su responsable desempeño al frente de esa Institución.
También hemos dado cumplimiento a las tres recomendaciones emitidas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, ante omisiones de gobiernos anteriores.

En este primer año de gobierno, se recibió una sola recomendación, que se atiende por las vías institucionales.

Pusimos en marcha políticas públicas, para la protección, de los derechos de las mujeres.

……

Guerrero tiene grandes potenciales y vocaciones productivas, que merecen traducirse en una economía, que brinde nuevas oportunidades de bienestar a toda su gente.

Por eso, con un Guerrero próspero como eje de acción, mi gobierno ha implementado acciones para sacar a nuestro estado del letargo económico y llevarlo a tasas de crecimiento más aceleradas.

En este año de gobierno, hemos logrado que Guerrero sea la segunda entidad federativa con mayor crecimiento económico en el país.

En crecimiento económico, Guerrero está recuperando el rumbo.

¿Cómo logramos esto? Les comparto algunos avances por sector.

En materia agrícola, tuvimos en un año un incremento del 26.6 por ciento en el volumen de producción, según datos de la Secretaría de Agricultura y Ganadería federal.  Esto gracias a nuestros apoyos al campo.

Hablo de los 420 millones de pesos, en apoyo a más de 93 mil productores, para el mantenimiento y mejora de sus cultivos.

De los apoyos a los cafeticultores por más de 100 millones de pesos.

De los 266 millones de pesos en beneficio de 77 mil productores de maíz y frijol, alimentos básicos para la dieta de los guerrerenses.

Y de las 200 mil toneladas de fertilizante gratuito, que hemos dado a la gente que con sus manos hace producir la tierra de nuestro gran Estado.

En ganadería, hemos destinado recursos por 117 millones de pesos para apoyar a más de 27 mil ganaderos del estado.

En agroindustria, estamos dando impulso a la producción de coco, limón y mezcal, productos que sin duda están dándole un nuevo dinamismo a nuestra economía.

El crecimiento económico de Guerrero, no se entiende sin la participación de la industria.

Por eso, hemos seguido una política de estímulos fiscales, para apoyar a más de 20 grandes empresas guerrerenses, que invierten más de 19 mil millones de pesos y generan casi 5 mil empleos.

Además, Guerrero fue la primera entidad federativa en acceder a recursos del proyecto de facilitación del ambiente de negocios a las micro, pequeñas y medianas empresas.

Otro sector clave que ha recibido gran impulso es la minería. Con una inversión privada de 800 millones de dólares, inició el proyecto minero El Limón-Guajes.

Se trata de una mina, que genera 4,000 empleos temporales durante su construcción y 600 empleos permanentes. Sin duda, una buena noticia.

Se estima que, de enero a julio de 2016, la producción de minerales metálicos del estado fue de casi 7 mil millones de pesos, casi 30 por ciento más que en 2015.

La columna vertebral de la economía de Guerrero es el turismo.

Es una industria que aporta a nuestro PIB, un monto equivalente al presupuesto del estado. Y además es fuente de empleo directo para 235 mil personas, es decir, el 17 por ciento de la población.

Nuestro Estado abre sus brazos, para recibir anualmente a casi 12 millones de visitantes de México y del mundo.

Por eso para mí administración, la recuperación de este sector ha sido una prioridad.

Entre las principales acciones, destacan:

Uno, el relanzamiento de Acapulco. En colaboración con el gobierno federal y la iniciativa privada, estamos trabajando para un verdadero relanzamiento de este bello puerto, con avances en varios frentes:

En materia de infraestructura turística durante el primer año de mi gobierno, gestioné ante el Gobierno Federal, recursos por 250 millones de pesos, para concluir obras de compromisos presidenciales con Acapulco, a través del FONDO GUERRERO,  como son la terminación del Zócalo, el espectáculo multimedia en el Fuerte de San Diego, La Quebrada, Caleta y Caletilla, la Isla La Roqueta, el Barrio de Manzanillo, Calle Morelos, el mejoramiento de accesos públicos a playas, la rehabilitación del acceso carretero en La Venta y dos parques públicos de playa.

Logramos fondos por 100 millones de pesos, que se aplicaran para proyectos de infraestructura turística en el Acapulco Tradicional, como el mejoramiento urbano de la espina peatonal Zócalo-Quebrada, así como la primera etapa del mejoramiento urbano de la zona costera de la Bahía, Museo de las Siete Regiones, la segunda etapa de la Calle Morelos y la rehabilitación de accesos a playas en Pie de la Cuesta

También hemos invertido 11 millones de pesos en la obra de la espina peatonal Zócalo-Fuerte de San Diego, misma que ya está concluida.

El inicio de la construcción de la nueva terminal del aeropuerto de Acapulco, con una inversión de más de 540 millones de pesos.

El establecimiento de nuevas rutas aéreas como la San Luis Potosí-Acapulco y la McAllen-Acapulco con AEROMAR, así como el vuelo Houston-Acapulco de United Airlines, que será diario a partir de diciembre. Con TAR, las rutas Quéretaro-Acapulco; Toluca-Acapulco y Guadalajara Acapulco, estas últimas a partir de mayo de 2017.

La entrada en funcionamiento de sistemas de transporte y comunicaciones clave, como el ACABUS, el segundo piso de la salida de la Ciudad de México hacia la Autopista del Sol que ayer se puso en marcha, y a partir del 12 de diciembre también operará el paso express de Cuernavaca y la terminación del Macrotunel en Acapulco en febrero de 2017.

El anuncio de inversiones privadas históricas, como:

El gran proyecto privado “Mundo Imperial”, que invertirá en los próximos cinco años 19 mil millones de pesos, iniciando con la tirolesa más larga del mundo sobre el mar.

Los desarrollos inmobiliarios Bayam, Avento, Velera y Tres Deseos, con inversiones por 4 mil 500 millones de pesos.

El nuevo Hotel Fiesta Inn, con una inversión superior a los 190 millones de pesos.

Estos proyectos, generarán sólo en la fase de construcción, cerca de 43 mil puestos de trabajo, entre directos e indirectos.

Dos, el impulso a eventos culturales, artísticos y deportivos, con la asistencia de casi 1 millón y medio de visitantes a 145 eventos de alto perfil. Esto se tradujo en una derrama económica de más de 2 mil 200 millones de pesos.

Tres, se reforzaron las acciones de promoción a nivel nacional y global. Por ejemplo, el gobierno participó en 33 ferias nacionales e internacionales y ha organizado decenas de caravanas, seminarios de promoción y viajes de familiarización para prensa especializada.
Cuatro, el impulso decidido al turismo de convenciones, con la realización de 130 congresos que generaron la visita de más de 100 mil turistas y una derrama económica de mil millones de pesos.

Y cinco, el apoyo decidido a Ixtapa-Zihuatanejo, con nuevas rutas aéreas y la promoción de nuevas mega-inversiones inmobiliarias.

Destacan los proyectos Punta Garrobo y Península, con inversión calculada en 6 mil millones de pesos.

Anunciamos la realización en el 2017, del torneo más importante de tenis de América Latina, el Mextenis de Acapulco. Y la realización en este puerto, de la Convención Nacional Bancaria

Quiero agradecer también el apoyo del Presidente Enrique Peña Nieto, quien cumplió su promesa para que el Tianguis Turístico 2017 regrese a Guerrero

Con todas estas acciones, logramos una ocupación hotelera promedio anual del 47.4 por ciento, y una derrama económica global de 45 mil millones de pesos.

Cito también, para que el compromiso que hicimos de que constructores guerrerenses, hicieran la obra pública de Guerrero, hoy es una realidad.

Hay una importante derrama económica entre empresas locales, que generan empleos y que participan en la rehabilitación de escuelas, en los trabajos de agua y drenaje y también en la construcción y rehabilitación de carreteras.

Con hechos, el gobierno está recuperando su función como promotor del crecimiento económico de Guerrero.

……..

Quiero decirles, que nos ha permitido entender mejor a nuestra gente, el contacto directo, el dialogo personal, el trato de frente.

En un año, cumplí mi promesa de recorrer los 81 municipios del estado y reunirme con la gente en cada uno de ellos.

Por lo que hace a la educación, trabajamos con los maestros y padres de familia, a fin de brindar enseñanza de calidad para los más de 1 millón 300 mil alumnos, que acuden a diario a clases en más de 12 mil escuelas.

En este primer año de mi administración, se concluyeron los procesos previstos por la Ley General del Servicio Profesional Docente, en cuanto a evaluaciones de ingreso, permanencia y promoción.

También se entregaron, mil 373 plazas a maestros que aprobaron los exámenes de nuevo ingreso del ciclo escolar 2015-2016.

Se convocó a los docentes que concluyeron su primer año de servicio, a realizar la evaluación de permanencia, 460 maestros presentaron el examen.

Durante este ciclo escolar, el 78 por ciento de los maestros frente a grupos presentaron la evaluación de desempeño. Los profesores que obtuvieron notas destacadas recibieron un aumento de sueldo.

También trabajamos, para disminuir las tasas de abandono escolar y el mejoramiento del logro educativo en lectura, escritura y matemáticas. Hoy apoyamos a 58 mil alumnos y a 7 mil docentes de 549 escuelas con un presupuesto de 23.7 millones de pesos.
Los grupos que más necesitan nuestro apoyo, han recibido especial atención de mi gobierno. Les comparto algunos ejemplos:

Uno, brindamos apoyo especial a 3 mil 700 alumnos, y a casi mil directivos y docentes de las 99 escuelas de educación indígena, migrante, especial y telesecundarias del estado. Esto con el Programa para la Inclusión y la Equidad Educativa.

Dos, casi 800 mujeres que son mamás jóvenes o que están por ser mamás, reciben una beca de apoyo para la educación básica. Hablamos de niñas y adolescentes que viven en comunidades rurales e indígenas.

Tres, con el Componente Prospera Educativo, estamos ayudando a 380 mil estudiantes que viven en situación de pobreza. En mi gobierno ayudamos más a quienes menos tienen.

Cuatro, miles de alumnos reciben una beca para estudiar la universidad. Hoy, con recursos por 45 millones de pesos estamos apoyando a más de 8 mil 500 estudiantes de excelencia.

Cinco, los guerrerenses que concluyeron la etapa de alfabetización, así como los de nivel primaria y secundaria, son 85 mil en el primer año de mi gestión, cuando el promedio de los últimos seis años es de 23 mil.

De este modo, en cinco años el rezago educativo disminuyó 5.1 por ciento, mientras que el actual gobierno estatal consiguió un decremento de 3.4 por ciento, según datos del INEGI.

Por lo que respecta a la salud, nos hemos enfocado en lograr un auténtico sistema universal de protección a la salud, desde una perspectiva de integralidad, calidad y mayor cercanía a los entornos comunitarios.
En 2016, se autorizó un presupuesto de 7 mil 200 millones para salud.

El padrón de afiliados al Seguro Popular, asciende a 2 millones 270 mil. A lo largo de 2016, se incorporarán alrededor de 400 mil  beneficiarios. Esta suma es superior a los 60 mil afiliados, de cada uno de los años de sexenios anteriores.

Además, se cuenta con el Seguro Médico Siglo XXI, dirigido a niños menores de cinco años y un Fondo de Protección Contra Gastos Catastróficos.

El componente salud del Programa de Inclusión Social Prospera, beneficia a más de 400 mil familias. La población afiliada al Sistema de Protección Social en Salud recibió casi 2 millones de consultas, de las cuales 400 mil fueron para menores de cinco años.

Para ampliar y mejorar la infraestructura de salud del  estado, realizamos:

Labores de mantenimiento y equipamiento del Hospital General de Huitzuco;

La ampliación de la Unidad Médica de Ciudad Renacimiento;

Y el mantenimiento del equipo de rayos X del Hospital General de Acapulco.

Con recursos por más de 60 millones de pesos, trabajamos en la terminación de los hospitales de Arcelia y Técpan.

Asimismo, con recursos de 2015, se dotó de equipamiento al Hospital de Zumpango del Río y al Hospital General de Chilpancingo.

Es grato informar que el gobierno estatal concluyó tres centros de salud: dos en el Municipio de Benito Juárez y uno en Tixtla.

En Tetipac, finalizó el Centro de Salud con Servicios Ampliados; terminó el Hospital General de Coyuca de Catalán; además rehabilitó y amplió el Hospital de la Madre y Niño Indígena de Tlapa y el Hospital General de Acapulco.

En materia de combate a la pobreza, mi administración está atendiendo de manera integral los rezagos sociales.

Durante el periodo de octubre 2015 a octubre 2016, se han implementado acciones estratégicas para obtener resultados de alto impacto social.

Con el Programa para el Desarrollo de Zonas Prioritarias, se destinaron 369 millones de pesos al combate a la pobreza en las áreas más rezagadas del estado.

Mediante el Programa de Empleo Temporal, más de 2 mil guerrerenses, que no tenían un modo de vida, hoy tienen un trabajo y ayudan a mejorar sus comunidades rehabilitando espacios públicos, escuelas y parques.

Mi gobierno también otorgó 191 mil apoyos a 15 mil 300 beneficiarias. Y entregó 87 mil recursos económicos a 6 mil 700 personas con discapacidad. Además, casi 900 beneficiarios recibieron vales de despensa.

La administración que encabezo también otorgó 406 mil uniformes a los alumnos de primaria y 145 mil de secundaria. Para ello, contratamos a más de 180 talleres locales, generando empleo para las familias guerrerenses y detonando la industria textil local.

…..

En materia social, quiero destacar la labor del DIF Guerrero, y reconocer todo el esfuerzo que ha desplegado mi esposa, Mercedes.

Muchas gracias Merce por todo tu apoyo y por tu entrega al frente de esa institución que lleva ánimo a las familias guerrerenses.

Cito algunas tareas del DIF Guerrero.

Todos los días, en todo el estado, el DIF reparte 180 mil raciones de alimento en casi 2 mil escuelas.

También todos los días, ofrece Desayunos Escolares Fríos a 24 mil niños.

¿Qué significa esto? Que los niños pueden empezar el día con alimentos que les dan la fuerza y el ánimo para aprender.

En total, en un año de gobierno, el DIF ofreció casi 41 millones de desayunos gratuitos.

Los niños de familias sin recursos que van a la escuela pueden recibir su desayuno del DIF, pero ¿y sus hermanitos pequeños?

Pensando en esos menores de cinco años que se quedan en casa, el DIF ha distribuido 4.8 millones de raciones alimenticias a más de 30 mil beneficiarios.

El DIF también hizo entrega de 700 mil despensas para 70 mil familias, así como 1.6 millones de raciones a 9 mil 200 guerrerenses en 117 comedores comunitarios.

…….

Una vez que hemos recuperado el gobierno, tenemos que marcar un rumbo a seguir, para los próximos años de mi administración.

¿Qué sigue para Guerrero?

Continuaremos luchando por un Guerrero seguro, bajo el imperio de la ley y de los derechos humanos.

Vamos a seguir avanzando en la construcción del Centro de Coordinación, Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo de la policía, el C5, y a potenciar el uso de más tecnología para combatir la inseguridad.

En especial, quiero decirles que continuaremos en nuestros esfuerzos para recuperar Acapulco.

No podemos permitir que la conducta criminal de algunos empañe el trabajo, la honestidad y el esfuerzo de todos.

Les aseguro que estoy dedicando todos los recursos a mi alcance, como gobernador para que recuperemos Guerrero y le devolvamos la esperanza y la tranquilidad.

Ese es mi compromiso: perseverar hasta que recuperemos Acapulco y todo Guerrero.

En educación, seguiremos adelante con nuestro trabajo para poner al 100, a todas las escuelas del estado en infraestructura, equipo y muebles.

Tendremos especial atención en ayudar a que los niños y jóvenes de las zonas más alejadas y rezagadas reciban los mayores apoyos para becas, desayunos, uniformes, computadoras y todo lo que requieren para salir adelante.

Vamos a concentrarnos para que las clínicas y hospitales de Guerrero, atiendan mejor a cada persona y para lograr que haya siempre un abasto de medicamentos en calidad y cantidad suficientes.

Lograremos esto de la mano de los médicos y enfermeras de Guerrero. A ustedes, les expreso mi reconocimiento y apoyo. Y les pido que hagamos un esfuerzo adicional para mejorar día con día la atención a nuestra gente.

Yo estoy convencido, de que el mejor legado que mi gobierno podría dejar a los guerrerenses, es hacer que las cosas cambien.

Y eso significa, que nos debemos atrever a pensar en grande. A no tener miedo a los grandes proyectos y las grandes metas. A atrevernos a dar grandes pasos y transformar de fondo a nuestro estado.

Por eso, hoy les anuncio que avanzaremos en 5 proyectos estratégicos:

El PRIMER proyecto es el desarrollo del Puerto Unión, que forma parte de la Zona Económica Especial de la Región del Puerto de Lázaro Cárdenas-Petacalco.

Estamos hablando, de un proyecto que habrá de cambiar el rostro de Guerrero y su posición económica para el futuro.

Puerto Unión contempla, la creación de un espacio colindante con Puerto Lázaro Cárdenas, con capacidad para mover hasta medio millón de contenedores cada año.
Esto viene aparejado a la creación de una nueva ciudad para 120 mil habitantes, que será moderna, sustentable y con vocación turística e industrial.

Se convertirá en un polo de grandes inversiones, en el que mi gobierno ampliará los caminos para los emprendedores que quieran generar más y mejor empleo para nuestra gente.

Tan sólo en la construcción de Puerto Unión, estamos pensando en la generación de 50 mil nuevos empleos. Y el parque industrial, estamos contemplando la creación de 24 mil empleos directos.

Adicionalmente, Puerto Unión tendrá una zona turística de clase mundial con 820 hectáreas de instalaciones de primer nivel, que atraerán a visitantes a Guerrero.

La infraestructura que requerirá Puerto Unión, beneficiará a todo Guerrero. Estamos hablando de puentes, vías férreas, modernización y ampliación de autopistas, la ampliación del aeropuerto de Zihuatanejo, gasoductos, y nuevas instalaciones para el manejo sustentable del agua.

Puerto Unión, será el símbolo del Guerrero del siglo XXI.  Un Guerrero capaz de reinventarse, capaz de mirar más alto y más lejos.

El SEGUNDO proyecto estratégico, busca fortalecer al sector turístico en tres ejes:

Uno, ampliar y fortalecer la infraestructura aeroportuaria, carretera y urbana, así como la oferta turística en Acapulco, Zihuatanejo y Taxco.

Dos, impulsar la diversificación con nuevas rutas turísticas.

Tres, generar las condiciones para la creación de nuevos polos turísticos. En particular, en el Municipio de San Marcos y la zona de playas del litoral Puerto Unión, en los límites con el Estado de Michoacán.

Cuatro, reforzar la infraestructura aeroportuaria, carretera y urbana;

Y cinco, propiciar la participación creciente del sector empresarial y sumar la voluntad conforme a una visión común de los tres niveles de gobierno.

El TERCER proyecto estratégico, es el fortalecimiento y reconversión de la industria minera.

Guerrero tiene enormes recursos minerales, que se han traducido en inversiones de grandes empresas nacionales e internacionales.

Podemos y debemos convertir esas inversiones, en una economía más incluyente y hacerlo con responsabilidad ambiental.

Se trata de que la minería represente, trabajo bien remunerado, equilibrio ecológico, concertación social y apoyo a las comunidades.

Se trata también, de brindar mayor certidumbre jurídica para los participantes, así como seguridad laboral y sistemas eficaces de protección civil para evitar accidentes.

Hoy, me da mucho gusto informarles que en días pasados instalamos formalmente el Clúster Minero de Guerrero.

Esperamos que en los próximos cuatro años, este Clúster detone inversiones por mil 200 millones de dólares, unos 23 mil millones de pesos.

Juntos, haremos de la minería una actividad que impulse a Guerrero hacia el futuro.

El CUARTO proyecto estratégico, es una nueva plataforma de producción agroindustrial.

Vamos a detonar la exportación y venta de productos que tienen gran demanda en el mercado nacional e internacional.

Hablo del coco, el agave de mezcal, el mango, el aguacate, el café y, en el momento de contar con las condiciones, la siembra controlada y, cuando se den las condiciones, del aprovechamiento farmacéutico de la amapola.

Vamos, junto con el gobierno federal y el sector privado, a replantear toda la cadena productiva: desde la siembra y el cultivo, pasando por el acopio y la transformación industrial, y terminando con la comercialización y exportación de estos productos.

Crearemos un cluster agroindustrial moderno, que permitirá a Guerrero elevar su productividad.

Finalmente, el QUINTO proyecto estratégico es el mejoramiento, modernización y ampliación de la red de infraestructura del estado.

Nos hemos propuesto mejorar carreteras, telecomunicaciones, gas, energía eléctrica, las presas y sistemas hidrológicos y de puertos, así como aeropuertos.

Se propone elaborar un plan maestro, que brinde la conectividad que Guerrero necesitará, para que los cuatro proyectos antes mencionados, puedan realizarse en beneficio de nuestra gente.

Señoras y señores:

Asumí hace un año la gubernatura de Guerrero, en medio de una crisis institucional, política y económica sin precedentes.

Antes de iniciar cualquier proyecto, antes de anunciar cualquier incremento al presupuesto de los programas públicos, antes de cualquier acción de gran calado, era necesaria una cosa: recuperar al gobierno.

Recuperar al gobierno significaba recobrar la funcionalidad de las instituciones.  Ponerlas de nuevo a trabajar, para beneficio de los ciudadanos.

Recuperar al gobierno, de la corrupción y la complicidad.

Recuperar al gobierno, de una dinámica de negación de los problemas que solamente sirvió para que se hicieran más difíciles de resolver.

Recuperar al gobierno… Suena como algo evidente, pero nos ha llevado buena parte de nuestros esfuerzos en este primer año de labores.

Hoy podemos afirmar, que hemos recuperado para los ciudadanos la conducción de las instituciones del gobierno.

Estos primeros doce meses fueron cruciales para:

Uno, hacer una evaluación integral de las instituciones públicas, sus recursos humanos y materiales y sus programas.

Dos, conocer a fondo la realidad interna de los programas públicos, especialmente aquellos que están orientados al desarrollo social y al combate a la pobreza a fin de potenciar lo que sirve y comenzar a corregir lo que no sirve.
Tres, promover las primeras transformaciones jurídicas y organizativas que requiere el gobierno para actuar de manera más eficiente y transparente.

Cuatro, reconstruir un consenso social básico en el que el gobierno ya no sea visto como un adversario de la sociedad o un obstáculo al progreso, sino como lo que debe ser: un aliado de la gente, de los trabajadores, de los estudiantes, de los empresarios, de los campesinos y los profesionistas.

Y cinco, iniciar una reforma integral y a fondo en materia de transparencia y combate a la corrupción.

Guerrerenses:

Transformar Guerrero, no será tarea que pueda realizarse en uno, tres o seis años.

Transformar Guerrero, resolver sus problemas ancestrales, requerirá tal vez décadas y llevarlo al desarrollo pleno nos llevará al menos una generación.

Pero el momento para empezar es hoy.

Hoy, me comprometo con ustedes a seguir apostando por un proceso permanente de dialogo, con todos los actores sociales y políticos.

Dialogo, para prevenir y resolver conflictos.

Dialogo, para encontrar alternativas de solución a nuestros problemas.

Dialogo, para sumar esfuerzos y voluntades con la claridad de que Guerrero necesita no a unos cuántos.
Guerrero nos necesita a todos.

Me comprometo, a seguir trabajando sin descanso para  transparentar la acción gubernamental y elevar la eficiencia de la administración estatal.

Por eso desde aquí, les reitero a todos los funcionarios de mi administración que el poder público debe usarse para atender, para servir, para responderles a los guerrerenses.

No permitamos que la soberbia, la prepotencia o la deshonestidad, empañen el trabajo que todos los servidores públicos, estamos obligados a hacer día con día.

Me comprometo, a seguir trabajando con los municipios y con la federación en lo que debe ser una tarea común: acotar la violencia criminal, mediante la aplicación de la justicia con respeto a los derechos humanos.

Y me comprometo, a seguir construyendo con toda la sociedad nuevas condiciones para el crecimiento futuro, con inversiones en infraestructura, educación y salud.

¿Será tarea sencilla? Desde luego que no.

Sé muy bien, que el tamaño de los retos puede causar desaliento.

Pero quienes queremos a Guerrero, sabemos que cada obstáculo representa una oportunidad; cada desafío una posibilidad y cada día la esperanza de que llegarán mejores tiempos.

Hoy Guerrero está de pie y está trabajando.  Estamos listos para empezar un nuevo capítulo de nuestra historia.

Hoy Guerrero está de pie y está trabajando. Y estamos listos para lanzar los cinco proyectos estratégicos, que con nueva infraestructura carretera, el nuevo Puerto Unión, la inversión en aeropuertos, y el clúster agroindustrial, representan un futuro  de oportunidades.

Guerrero está de pie y está trabajando. Y por eso hoy podemos darnos a la tarea de relanzar los programas de política social y comenzar a desmontar abusos, que sólo perpetúa la pobreza y el atraso.

Estamos listos, para que México deje de pensar en Guerrero como fuente de problemas y comience a pensar en Guerrero como una tierra de paz y trabajo.

Estamos listos, para que el mundo redescubra en Acapulco, en Zihuatanejo, en Taxco  y en todo el estado, un destino turístico de primer orden.

Estamos listos, para que Guerrero comience a dar buenas noticias en minería, en agroindustria, en turismo…

Guerrerenses:

Hemos recuperado al gobierno y hoy estamos listos para recuperar la confianza de la gente.

Es hora de asumir nuestra responsabilidad con nuestro estado, porque Guerrero nos necesita a todos.

Convoco a los empresarios a continuar trabajando juntos, como lo hemos hecho: con apertura, confianza y siempre encontrando las vías para que ustedes puedan invertir y crecer.

Convoco a los presidentes municipales, a hacer a un lado cualquier consideración e interés que no sea el bienestar de los guerrerenses.

Señoras, señores alcaldes: si a ustedes les va bien, a todo Guerrero le va bien y al gobierno estatal le va bien. Trabajemos juntos por nuestro estado.

Convoco también a las organizaciones y grupos de la sociedad civil, a que dialoguemos con respeto. La crítica es bienvenida. La vigilancia a la actuación del gobierno es indispensable. Y el reclamo justo es sano para la vida democrática.

Pero todo tiene que darse a través del dialogo y de los cauces institucionales. Tienen en mí a un gobernador con ánimo de escuchar y también de actuar para resolver los conflictos.

Convoco igualmente, a los medios de comunicación para que sigan siendo garantes de la libertad de expresión y del derecho a la información de nuestra gente, siempre con apego a la verdad.

Guerrerenses:

Expreso mi reconocimiento al Secretario de Desarrollo Social, Licenciado Luis Enrique Miranda Nava, quien se ha caracterizado por su eficacia en el servicio público y su lealtad a las instituciones.

Y a quién solicito, haga llegar el reconocimiento de los guerrerenses al Jefe de la Nación, porque para nuestro Estado, el Licenciado Enrique Peña Nieto, es nuestro invariable,  decidido y necesario aliado.

Bienvenido a Guerrero Señor Secretario, Luis Enrique Miranda Nava.
Hemos concluido nuestro primer año de gobierno, y los próximos del sexenio deberán ser de más y mejores resultados.

Expreso mi reconocimiento a la eficaz coordinación institucional con los Poderes Legislativo y Judicial. La cooperación permite potenciar la acción de gobierno en beneficio de la entidad.

Haremos todo lo que esté a nuestro alcance, para que cada guerrerense mejore.

Reitero que a los pueblos originarios, les respetamos sus legítimas tradiciones y en favor de ellos impulsaremos con mayor vigor, políticas para su desarrollo.

La fortaleza del tejido social, radica fundamentalmente en el bienestar general.

Vendrán mejores días para nuestro estado, si todos respondemos a ese llamado de esta noble tierra, que tanto le ha dado a México.

Vendrán mejores días, si todos sabemos cumplir con nuestra tarea y actuamos con responsabilidad y altura de miras.

Vendrán mejores días, si somos capaces de imaginar y construir un Estado en paz, próspero y justo.

Nuestro pasado está lleno de ejemplos heroicos, de hombres y mujeres que se sacrificaron por la libertad y la justicia.

Pero ese pasado no es para atarnos a él. No podemos ni debemos vivir de glorias heredadas, ni tampoco atarnos a odios que sólo muestran las miserias humanas.

Atémonos y abracémonos en torno al trabajo por Guerrero. Acerquémonos para entendernos. Hablemos para buscar coincidencias.

Discrepemos, sí!, pero respetemos nuestros diferentes puntos de vista.

Critiquemos, sí!, pero pensando en mejorar Guerrero.

Separémonos de los odios y los rencores, construyamos juntos un mejor Guerrero próspero y de nuevas oportunidades.

Sumémonos en el trabajo y en el afecto por estas tierras surianas, por sus hombres y mujeres.

Paso a paso, sin olvidar nuestros desafíos, cerremos filas por Guerrero.

Guerrero nos necesita a todos.

¡Viva Guerrero!