Sólo respetando la ley se podrán lograr instituciones sólidas y una sociedad comprometida: Florencio Salazar

 * El secretario de Gobierno presidió la ceremonia del 103 aniversario de la promulgación de la Constitución Política de México

 CHILPANCINGO.- Guerrero vive y quiere seguir viviendo en la Constitución, señaló el secretario General de Gobierno, Florencio Salazar Adame, al presidir la Ceremonia Conmemorativa del 103 Aniversario de la Promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, donde subrayó que respetando la ley se podrán lograr instituciones sólidas y una sociedad verdaderamente comprometida con una transformación pacífica.

En el evento celebrado en la plaza cívica Primer Congreso de Anáhuac, el responsable de la política interna del estado destacó que la Constitución a lo largo de los 103 años ha tenido más de 700 reformas, establece la organización del poder de las instituciones y de la sociedad, “sus principios son prácticamente inamovibles y para que se reforme requiere de procesos estrictos, ya que se trata de la norma suprema, desde que el hombre vive en sociedad ha requerido de disponer de normas que establezcan los comportamientos y las conductas que hagan civilizado el desarrollo del género humano”.

Salazar Adame, explicó que la Constitución, establece dos grandes apartados, la parte dogmática como corresponde en términos generales a todo orden constitucional, y la parte social que establece la garantía de los ciudadanos, la que permite que cada mexicana y mexicano aspire legítimamente a tener acceso a los derechos afirmativos como el de la salud, la educación, el trabajo, la vivienda, el agua y otros servicios a los que tiene derecho la vida colectiva.

Recordó que el fundamento de toda Constitución es el constituyente permanente que lo forman los congresos de los estados, la Cámara de Diputados y el Senado de la República y cualquier reforma constitucional requiere la aprobación de las dos terceras partes de las cámaras federales y la aprobación de la mayoría de los congresos de los estados.

Al hacer uso de la palabra el teniente coronel de infantería diplomado de estado mayor Manuel Jesús Gómez Casanova, segundo comandante y jefe del grupo de comando del 50 Batallón de Infantería, señaló que después de la Revolución, México necesitaba fortalecer su sistema político para garantizar la seguridad de las personas y su patrimonio, por lo que el presidente Venustiano Carranza convocó al Congreso en diciembre de 1916 para presentar el proyecto de reformas a la Constitución que ya regía desde 1857. Después de modificaciones y adiciones se promulgó una nueva Constitución el 5 de febrero de 1917 en el Teatro de la República de la ciudad de Querétaro.

La nueva Constitución que incluyó gran parte de los ordenamientos de la de 1957, mantuvo la forma de gobierno republicana, representativa, democrática y federal, se refrendó la división de poderes en Ejecutivo, Legislativo y Judicial, pero el Legislativo se dividió por primera vez en cámaras de diputados y senadores, se ratificó el sistema de elecciones directas y anónimas, se decretó la no reelección, se creó el municipio libre y se estableció un ordenamiento agrario relativo a la propiedad de la tierra.

Esta Constitución, manifestó, reconoce las libertades de culto, expresión y asociación, la enseñanza es laica y gratuita, y establece que la jornada de trabajo máximo es de 8 horas.

Asistieron el presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, Alberto Catalán Bastida, el general de brigada diplomado de estado mayor José Ernesto Ávalos Pardo, comandante de la 35 Zona Militar, el comisario Antonio Ramos Argüello, coordinador estatal de la Guardia Nacional, Jorge Zuriel de los Santos Barrila, fiscal General del Estado, Arturo Salgado Urióstegui, secretario de Educación Guerrero, así como funcionarios estatales y municipales.