Preside el gobernador Héctor Astudillo la Mesa Estatal de Coordinación para la Construcción de la Paz

• Hay operativos para proteger a tiendas comerciales y departamentales de saqueos

• Se toman acciones ante la llegada de la Semana Santa, las cuales estarán alineadas a la emergencia declarada

• Prepara la Sedena la reconversión de hospitales para atender a pacientes con coronavirus

• Hasta el corte del 30 de marzo suman 13 casos positivos y una defunción: Salud estatal

Chilpancingo., Gro, 31 de marzo de 2020.- Para darle seguimiento puntual a la incidencia delictiva y al desenvolvimiento del COVID-19 en Guerrero, el gobernador Héctor Astudillo Flores encabezó como todos los días la Mesa Estatal de Coordinación para la Construcción de la Paz, donde también se informaron las acciones de reconversión de hospitales de la Sedena para atender los casos de coronavirus.

Durante la reunión con los mandos del Ejército Mexicano, Marina Armada, Guardia Nacional, Policía del Estado y Fiscalía General del Estado, se evaluaron los esquemas de seguridad implementados en las siete regiones de la entidad y se revisó la incidencia delictiva.

El gobernador Héctor Astudillo se enlazó vía telefónica con las mesas regionales de Acapulco y Zihuatanejo para analizar los esquemas de vigilancia y las acciones para atender la contingencia médica.

En la sesión se acordó que las instituciones militares y policiales reforzarán las acciones para prevenir los robos a transeúntes y en comercios.

El secretario de Salud estatal, Carlos de la Peña Pintos, informó que los casos confirmados por el COVID-19 en Guerrero hasta el corte del 30 de marzo suman 13 positivos, los casos negativos son 69 y 47 están considerados como sospechosos.

En el marco de la Fase 2 de la contingencia de salud en el país se dio seguimiento al decreto que anunció el Gobierno de México para la suspensión de actividades no esenciales por los sectores público, privado y social, que incluye el resguardo domicilio corresponsable hasta el 30 de abril.

La Sedena informó que se prepara para la reconversión de hospitales para atender a pacientes en terapia intensiva con nosocomios del Ejército Mexicano en Acapulco con nuevo personal contratado y mayor equipamiento.

El Ejecutivo estatal también planteó trabajar en medidas de prevención ante la posible llegada de turistas a Acapulco en la Semana Santa, las cuales deberán estar alineadas a la Federación.