La Costa Grande, libre de coronavirus; se reúne el gobernador Héctor Astudillo con alcaldes de esta región

* El Ejecutivo guerrerense reiteró su convocatoria a ediles para que realicen la parte que les corresponde y así prevenir la propagación del COVID-19

 * Los alcaldes informaron que las playas ya están cerradas y se están realizando reuniones con autoridades ejidales para que tome medidas

 ZIHUATANEJO.- Al reunirse con las y los presidentes municipales de la Costa Grande, el gobernador Héctor Astudillo Flores confirmó que con apoyo de la Sedena y la Marina, en esta región ya comenzaron los operativos para mantener los espacios públicos despejados, incluyendo todas las playas, así como insistir en la difusión de las medidas para sanitarias entre la población como estrategia efectiva para contener que se propague el COVID-19.

En Zihuatanejo, en un encuentro con ediles de la Costa Grande, región que hasta el momento está libre de casos de coronavirus, el Ejecutivo guerrerense manifestó que se seguirá trabajando de manera coordinada para que esto continúe así.

Astudillo Flores les compartió a los alcaldes que fueron cancelados el arribo de cruceros y por disposición oficial, las playas permanecerán cerradas por disposición del gobierno federal.

En la reunión, el alcalde de Tecpan, Yassir Deloya, informó a la mesa que en coordinación con el 109 Batallón de Infantería, con sede en Atoyac, se empezó a hacer recorridos por las seis playas de Tecpan y ya se notificó a los prestadores de servicios turísticos, a los hoteleros, que a partir de hoy quedan cerradas las playas.

Sobre este mismo punto, el alcalde tecpaneco, precisó: “El día de ayer tuvimos una reunión con la Unión de Ejidos y tomaron la determinación de cerrar los accesos de la cabecera municipal a las comunidades de la parte alta y media de la sierra, ellos han decidido disminuir el flujo de personas a la cabecera municipal, con el compromiso de nosotros de acercar víveres”.

El mandatario estatal reiteró su convocatoria a los presidentes municipales para hacer la parte que les corresponde y así prevenir juntos, la propagación del coronavirus.