Amarillamiento Letal del Cocotero

El amarillamiento letal del cocotero (ALC) es una enfermedad introducida a México en 1977. Hasta 1998, la enfermedad había ocasionado en México la pérdida de alrededor de 650 mil palmeras y su dimensión comprendía los estados de Quintana Roo, Yucatán, Campeche y Tabasco. Actualmente el patógeno se ha internado a todos los estados más importantes de producción de copra en el país.

AGENTE CAUSAL

El agente causal del AL del cocotero es un fitoplasma (antes llamados organismo tipo micoplasma, OTM).

SÍNTOMAS

Una vez que el fitoplasma ha sido adquirido por el vector y transmitido a la palma, se multiplica y es transportado a través del floema de las hojas maduras a otras partes como las raíces, hojas jóvenes, inflorescencia, frutos y meristemos apicales. Se manifiestan cambios fisiológicos, bioquímicos y síntomas visuales que se describen a continuación. El primes síntoma de la enfermedad en palmeras maduras, es la caída prematura de la mayoría de los frutos, independientemente de su estado de desarrollo. El siguiente síntoma que aparece es la necrosis de las inflorescencias nuevas, mostrándose cuando la inflorescencia emerge de la espata. La primera inflorescencia afectada, usualmente muestra necrosis parcial, pero conforme la enfermedad progresa, en las inflorescencias más nuevas ocurre una necrosis más extensa. Mucha de las flores femeninas mueren y no hay formación de frutos en esas inflorescencias afectadas. El amarillamiento de las hojas comienza comúnmente después de la necrosis en más de dos inflorescencias. Las primeras hojas en quedar amarillas son las más viejas y están en la base del follaje, las puntas de las hojas se afectan también con un área necrótica y ocasionalmente mueren aun cuando otras hojas de arriba estén verdes. El amarillamiento avanza entonces hacia arriba atacando a las hojas intermedias y finalmente a las hojas de arriba. Las hojas se secan y mueren. Eventualmente todo parece una corona, colgando en el tronco desnudo o en un poste telefónico. Se ha determinado que le periodo de incubación es de 3 a 9 meses en palmas jóvenes y de 7 a 15 meses en palmas adultas. El tiempo que transcurre entre el primer síntoma y la muerte de la palma es de 3 a 7 meses.

 

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

Los primeros reportes de palmas de coco mostrando síntomas como los del AL datan desde el siglo XIX, en Jamaica en 1800, en las Islas Gran Caimán en 1834, en Cuba en 1870 y posteriormente en Haití en 1880. Ya en el siglo XX se reportó un daño extenso en Cuba (1940), en Republica Dominicana (1925), en Bahamas (1946), en Estados Unidos (1971), y en México (1977). En México la enfermedad se disemino de la zona de Cancún-Cozumel a las costas de Yucatán, detectándose por primera vez en El Cuyo, en 1985. A finales de los ochenta la enfermedad ya se había dispersado prácticamente en todo el estado de Yucatán y apareció en el norte de Campeche en 1990. Para 1994 ALC se encontraba en la frontera de Campeche y Tabasco y en 1995 se le detecto dentro de Tabasco en la localidad de Frontera. Por otro lado, la enfermedad se movió desde el sitio de su introducción Cancún-Cozumel hacia el sur de Quintana Roo en 1992 se reportó por primera vez en honduras en la isla de Roatan de donde paso a tierra firme a la ciudad de Trujillo en 1997. También en 1997 se reporto un brote de un síndrome parecido al ALC en el municipio de Río Grande, Oaxaca. Por lo tanto, la enfermedad amenaza con diseminarse a las costas del Pacifico Mexicano, donde existe actualmente la mayor producción de copra.

 

CONTROL

Hasta la fecha el único método eficiente para el control de la enfermedad, es el uso de variedades resistentes de cocotero a dicha enfermedad. En Jamaica se detectó la resistencia a la enfermedad en las variedades enanos malayos en 1995 a 1996. La sustitución por variedades enano malayos e híbridos Maypán (alto panameño x enano malayo con resistencia de 86 a 96%) permitió reducir significativamente el impacto negativo de la enfermedad. De tal manera que esta medida de control a largo plazo, es el único método de resistencia al ALC; la evaluación consiste en exponer a la enfermedad una gran variedad de germoplasma en ensayos experimentales, con la desventaja que dichos ensayos tardan de 10 a 15 años. A corto plazo se podría pensar que nada puede hacerse contra el ALC ya que el avance de la enfermedad es inevitable. Sin embargo, existen estrategias que permiten reducir la dispersión de la enfermedad mediante un manejo integral que incluye control genético, cultural y químico.

 

DISPERCIÓN DEL ALC

La dispersión del ALC ocurre a través de dos mecanismos (McCoy et al., 1983). Uno es mediante un centro localizado de infección, es decir, la enfermedad aparece en uno o dos plantas y de ahí se extiende localmente al azar a palmas vecinas. El segundo mecanismo es por saltos, seguidos por dispersión localizada. La distancia cubierta por estos saltos es de hasta varias decenas de kilómetros y son favorecidos por vientos fuertes como los huracanes. Por los tanto la enfermedad se puede mover hasta 100 km cada año, como ha ocurrido en México y América Central.

 

FORMAS DE CONTROL

Después de varias décadas de investigación, aun no se dispone de un tratamiento o método de control que cure permanentemente las palmas enfermas de ALC. Estas pueden ser tratadas con antibióticos de la familia de las tetraciclinas y después de alguno meses se observa la remisión de síntomas, pero el tratamiento deberá repetirse cada tres o cuatro meses, de lo contrario los síntomas reaparecen y finalmente la palma muere (McCoy et al., 1983). Por otro lado, una forma indirecta, pero hasta el momento efectiva para enfrentar a estas enfermedades, es la siembra de palmas resistentes. Observaciones realizadas en Jamaica a partir de años cincuenta, permitieron identificar variedades resistentes al ALC como el Enano Malayo (EM) y variedades medianamente resistentes como Alto de Panamá (AP). Estas variedades fueron utilizadas para desarrollar híbridos con las mejores características de ambas. En adición a estas medidas es muy importante el control por cuarentena; para restringir el movimiento de materia vegetal que represente riesgo en la dispersión de la enfermedad.

 

HÍBRIDOS DE COCOTERO

Los híbridos constituyen la mejor alternativa para el establecimiento o rehabilitación de un plantación comercial de cocotero, con tolerancia al ALC fueron formados mediante las cruzas de Malayo Enano Amarillo con los Criollos Alto del Pacifico seleccionados (Capi, Felicitos, Costa Chica, Escondido y Gigante). Los híbridos de cocotero registrados en México como Chactemal, Cancún, Xcaret, Ordaz y Xelha. Estos dos últimos no considerados en Guerrero.
Es muy importante que las nueces o plántulas hibridas provengan de huertas madre con pureza genética reconocida, tales como las establecidas por el Gobierno de Guerrero, en las localidades de Cuajinicuilapa y San Marcos, Gro. En estas huertas se emplea el cultivar Malayo Enano Amarillo, como progenitor femenino con la finalidad de aprovechar su 85% de resistencia a la enfermedad.

 

 

 

Teléfonos
Emergencias 066
Denuncia 089
Atención ciudadana 01 800 000 7422