Ignacio Manuel Altamirano (1834-1893)

 

IMA2

Abogado, diputado, militar, intelectual liberal, precursor en el ámbito de la cultura y la educación, novelista y diplomático.

 

Obras literarias de Ignacio Manuel Altamirano

Homenajes a Ignacio Manuel Altamirano

 

Tixtla formaba parte del Distrito de Chilapa (tierras mexiquenses), cuando allí, el 13 de noviembre de 1834, nació Ignacio Manuel Altamirano. Fueron sus padres Francisco Altamirano y Juana Gertrudis Basilio, de buena familia, que hablaban náhuatl y castellano. Son marcados los caracteresindígenas.

Se afirma que el apellido lo heredó del padre de un acomodado lugareño y que la madre era mestiza.El ámbito campirano lo hizo niño ingenioso. Asiste a la escuela que atiende el maestro Cayetano de la Vega, donde los discípulos están divididos en “indios” –que sólo aprenden a persignarse, a rezar y a prepararse para la primera comunión– y en “niños de razón” –hijos de españoles, criollos y mestizos ricos, que se afanan en saber leer y escribir, dominar las cuatro operaciones fundamentales, algo de gramática y rezos–. La familia no estaba en bonanza, pero don Francisco debió ser hombre esforzado, pues lo nombraron alcalde de indios, y al visitar la escuela, don Cayetano le aseguró que pasaría a Ignacio al grupo de los “niños de razón”.

El estado de Guerrero fue creado en memoria del consumador de la independencia nacional, Vicente Guerrero (1782–1831), con territorio que pertenecía en gran proporción al estado de México, áreas de Puebla y Michoacán, el 27 de octubre de 1849. José Joaquín de Herrera fungía como presidente de la República, siendo primer gobernador el combativo Juan Álvarez. La capital del estado de México era Tlalpan, ahí se estableció el Instituto Literario en 1828; a los dos años se trasladan a la ciudad de Toluca, ocupando éste el antiguo convento de La Merced, y luego una deteriorada construcción conocida como El Beaterio, que da cobijo a maestros y alumnos. A iniciativa de Ignacio Ramírez se crearon becas a fin de que las municipalidades enviaran dos estudiantes a Toluca. La convocatoria indicaba que los aspirantes supieran leer y escribir.

Altamirano obtuvo la beca y con su padre tomó el camino a tierras altas y frías: de Tixtla llegaron a Chilpancingo, Mezcala, Tenancingo, Tenango del Valle y Toluca, en dos semanas de caminata. Altamirano ingresó al instituto el 17 de mayo de 1849; contaba con 14 años y meses. Llegó para aprender más de memoria que por razonamiento; la vida, cercana a lo monacal, se regía por las obtusas sentencias del Catecismo y exposición de la doctrina cristiana, del jesuita Jerónimo Martínez de Ripalda (Toledo, 1618).

Tres años y medio vivió entre misas, física, gimnasia, educación musical, talleres, latín, matemáticas, inglés, francés; también español y griego. Se distinguió en el estudio, sin faltar quien informara que chiflaba, fumaba y tenía en poco la práctica religiosa. Al crearse el estado de Guerrero aumentan sus problemas administrativos y de conducta; unos compañeros que no lo querían le compusieron versos obscenos; dice que los guardó en una bolsa del pantalón, pero al salirse fueron a dar a manos del director. La expulsión se convirtió en amenaza.

Siendo de los alumnos menores se acercó a oír la clase de Ignacio Ramírez, éste advirtió la presencia del becario y lo hizo entrar al salón; la elocuencia del maestro abrió senderos en el ánimo cultural del tixtleco, quien escribiría una biografía de El Nigromante. Los conflictos buscan clímax. Altamirano, el 29 de agosto de 1850, escribe una carta a Juan Álvarez: le informa de las dificultades en el instituto. Tal parece que la misiva fue dictada por Ramírez, pues los juicios muestran la madurez de quien conoce bien el terreno de la vida. Álvarez contestó a su homólogo, Mariano Riva Palacio, para recomendar al coterráneo.

Por este tiempo aparecen poemas de amor juvenil. Lee y escribe. Se le nombra bibliotecario y aquí se confirma el encuentro de la cultura universal con su ambición de saber.

A los tres años y medio abandona las aulas. Para sobrevivir, da clases de francés en una escuela privada. Deambula por tierras del estado de Morelos; quizás en Yautepec conoce al personaje que inspira El Zarco y representa su drama históricoMorelos en Cuautla. Gracias a la generosidad del terrateniente peninsular Luis Rovelo decidió estudiar Derecho en el Colegio de San Juan de Letrán. Guillermo Prieto en Memorias de mis tiempos da trazos desangelados del colegio que dirige José María Lacunza. Se prepara para una vida académica, pero al estallar la Revolución de Ayutla (1 de marzo de 1854) decide ponerse a las órdenes de Álvarez. Tal vez no participó de inmediato en acciones bélicas, pero se le aprovechó en cuestiones de enlace; siempre mostró valor.

Ignacio-Manuel-Altamirano-su-esposa-Margarita-Pérez-Gavilán-y-sus-293x320Al concluir el movimiento armado reingresa a la institución, acelera la presentación de exámenes y se gradúa. La Guerra de Reforma lo impele a la cotidianidad castrense. La intervención francesa lo retiene en el fragor de la batalla. Trece años defendió a la patria con la espada. Tomó Cuernavaca y Tlalpan. En el sitio de Querétaro, el general Sóstenes Rocha le reconoce valentía y arrojo, y no puede olvidarse su conducta temeraria en el cerro del Cimatario. Dialoga con el emperador iluso, ambos se quejan de sus males gástricos, recomendándole el austriaco que se acostumbre al agua de Seltz. Cuando era estudiante del Colegio de San Juan de Letrán lo enviaron a dictar una conferencia sobre literatura en el Colegio de las Vizcaínas, que atendía a alumnas de escasos recursos; entre las asistentes halló los ojos luminosos de Margarita Pérez Gavilán, trenzaron la plática grata, se entendieron, eran de la misma tierra del sur y se casaron, muy de mañana, para abreviar los gastos. En su natal Tixtla encontró a los medios hermanos de Margarita y Altamirano los trajo a la capital: los adoptó, les dio su apellido y mejoraron de vida.

Eduardo Pérez Gavilán contrajo nupcias con doña Dolores Catalán Guerrero y procrearon a Margarita Pérez Gavilán. Al morir el padre de Margarita, la viuda se casó con un señor Guillén, músico de la legua, quien la abandonó con cuatro hijos: Aurelio, Palma, Catalina y Guadalupe. Las niñas Altamirano aprendieron bordado, letras, música y canto; crecieron; servían la limonada en las veladas literarias, sesiones donde imperaban armonías de piano, dulces arpegios melódicos, la revelación de poemas y ensayos. En ese trato surgieron los nobles galanes: Catalina casó con Joaquín Casasús; Palma, con Mariano Sánchez Santos, y Guadalupe con Juan Sánchez Azcona. El destino negó hijos a Altamirano, pero los descendientes de esas tres parejas conservaron su memoria, documentos y libros con verdadero amor.

Doña Margarita murió el 9 de agosto de 1918; le sobrevivió 25 años, mientras relataba hechos de guerra y paz del autor de laNavidad en las montañas, a los netezuelos queridos. La guerra intestina entre liberales y conservadores segó numerosas vidas. Los privilegiados tuvieron actos propios de herederos de hienas. El 22 de diciembre de 1860, en las lomas de San Miguel Calpulalpan, cerca de Arroyozarco, estado de México, Jesús González Ortega, al mando de las tropas liberales, derrota a los conservadores; en enero, Juárez entra a la Ciudad de México, se convoca a elecciones para integrar el Congreso y Altamirano será electo diputado por Chilapa.

El 10 de julio de 1861 pide la palabra para objetar el dictamen del proyecto propuesto por el diputado José E. Prats; allí pronunció el excepcional discurso en defensa de los intereses nacionales; el joven Justo Sierra y su padre fueron a la sesión de la Cámara (que entonces estaba en el Palacio Nacional) y la elocuencia y la dignidad de expresión le quedaron impresas para siempre; cuando en 1889 despedían al orador por su viaje a Europa, Sierra no asistió, era tan supersticioso como su maestro, y envió una carta donde concreta la figura que engrandeció la voz de raíces populares:

“No cumplía 14 años cuando por primera vez vi a Altamirano en la tribuna de la Cámara, pronunciaba el discurso contra la ley de amnistía. La pequeña figura agigantada por el ademán y el acento, la altivez de la frente bajo la negra melena lacia, el crispamiento irónico de la boca suriana, la inaudita expresión de odio, de desprecio, de soberbia que se condensaba en relámpagos en la mirada y en sonoridades vibrantes, calientes, extrañas en la voz, sin llegar al grito jamás y, sobre todo, la palabra, la imagen, la idea, todo mesurado en medio de la pasión desbordante, todo artístico, correcto, rítmico, todo eso lo vi, lo oí, lo sentí por instinto; ahora es cuando me doy cuenta de ello, pero no lo olvido, semejantes espectáculos no se olvidan jamás”.

Sierra, en Juárez, su obra y su tiempo, amplía,con rigor, este juicio. Ese “discurso contra la amnistía” le abrirá las puertas del triunfo. Destacó en la vida política como diputado (tres veces), fiscal, procurador, magistrado y presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, oficial mayor del Ministerio de Fomento; sirvió a la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística; impartió clases de Derecho Administrativo, de Historia General y de México, de Historia de la Filosofía, y puso las bases de la Escuela Normal. Fundó periódicos, publicó libros y, sin embargo, vivió con estrechez económica, sin mal usar el dinero del pueblo; un día ve a los ricos en sus altos carruajes tirados por frisones y él está seguro de encontrarse abajo, sin que nadie lo tilde de presupuestívoro.

Después del fusilamiento de Maximiliano decidió cambiar de vida; ya había cumplido con la espada, ahora pelearía con las ideas, y funda una revista donde confluyeron los escritores talentosos de la época; de ahí El Renacimiento, periódico literario (1869), publicación semanal sin banderías que, reunida, constituye un volumen de ochocientas páginas. Sus Diarios y Epistolariocomprenden tres libros de las obras completas. En sus cartas puede verse el trato cercano y digno que tenía con Benito Juárez ymás tarde con Porfirio Díaz. Altamirano era exigente y preciso cumplidor de la ley, y su antijuarismo se define en que el Benemérito se reelige; del mismo modo, el antiporfirismo se conforma por la violación de la ley, al promoverse las reelecciones.

Los caricaturistas aprovecharon las diversas aristas de la acción y el carácter de Altamirano. Porfirio Díaz lo nombra cónsul en Barcelona. El clima le hace mal a Altamirano y tiene que permutar con Manuel Payno (su antiguo antagonista) por París. Las cartas que recibe Joaquín Casasús dejan ver olvidos, transferencias, errores, que en un hombre creador indican padecimientos graves; Altamirano siempre se quejó de disentería, de ictericia, diabetes, pero hay un flagelo más imperativo. Casasús encuentra a su suegro y buscan un clima benigno, estableciéndose en San Remo, Italia; va con su esposa Catalina a Génova para analizar el esputo del maestro, que resultó positivo. Un acceso de tos lo pone en malas condiciones; cuando el desenlace de la tuberculosis está cercano, el maestro dice a su fiel acompañante: “Qué feo es esto”.

Su ímpetu se apagó un lunes, 13 de febrero de 1893, a los 59 años de proba y lúcida existencia, y se cumple una frase que, se afirma, le gustaba decir: “en 13 nací, en 13 me casé, en 13 he de morir”, pensamiento que nos hace recordar la Vida nuevade Dante (1292), donde el número cabalístico por Beatriz es el 9. (Altamirano se casó el 5 de junio de 1859, en el sagrario metropolitano). En San Remo, Altamirano encontró amigos masones que integraban un grupo y que influyeron para concretar la voluntad del maestro en el sentido de la cremación de su cuerpo.

Las cenizas se guardaron en una urna metálica; Casasús las llevó a París, Nueva York, Veracruz y, finalmente, a la Ciudad de México, donde fueron depositadas en la capilla de José María Iglesias, y luego en la que hizo levantar Catalina Altamirano, en el Panteón de la Piedad; en 1934, al cumplirse el centenario de su nacimiento, se condujeron con honores a la Rotonda de los Hombres Ilustres, en el Panteón de Dolores, de la capital mexicana.

 

*Fuente: Enciclopedia Guerrerense. Guerrero Cultural Siglo XXI, A.C.